Sintonía del Parnaso, regalo del amigo Micovin

26/4/10

JORNADA POÉTICA DE GIOCONDA BELLI. Sábado 1 de Mayo 2010



GIOCONDA BELLI :
 
UNA MUSA REVOLUCIONARIA EN EL PARNASO
.

Supongamos ,sólo supongamos que Belli ,en este caso , proviniera del latín
Bellum -i ,neutro de la segunda declinación . Esto que no resulta nada erudito
nos permitiría jugar con el significado de " Belli " : es decir " de la guerra " ,
un genitivo del singular para una mujer cuando menos singular ...
 
Decir Gioconda Belli , es decir guerrera , mujer belicosa , beligerante
comprometida con una multitud de mujeres , sobre todo con aquellas
que sienten , se emocionan y conmocionan con el amor y sus alrededo_
res : la pasión , la seducción , el encuentro y el desencuentro , " el mar-
amor que nos transmuda y metamorfosea ", hasta el desamor que cae como un
pesado telón dejando el escenario de la vida deshabitado , vacío de soles .
Es decir belleza , la que se le supone al valor del compromiso con los otros :
hombres y mujeres q soportan y sufren injusticias , desilgualdades sociales ,
la belleza del valor para enfrentarse incluso a cualquier tipo de gobierno autoritario ,
impositivo o dictatorial . De todo ello queda constancia en su historia personal y en la de
su propio país donde luchó contra Somoza defendiendo los postulados sandinistas ,
llegando incluso a ocupar cargos políticos dentro del nuevo gobierno revolucionario .
Nace en 1948 en Managua - Nicaragua , escritora de reconocido prestigio y muy
popular . Comienza a escribir poesía , siendo premiada , muy rponto , por sus poemas .
Autora también de narrativa , en la q destaca su exitosa novela , La mujer habitada ( 1988 ) .
Entre sus libros de poesía cabe destacar : Linea de fuego (1978 ) , entre 1982
y 1987 escribe Truenos y Arco iris , Amor insurrecto y De la costilla de Eva .
Su poesía considerada revolucionaria por su manera de abordar el cuerpo y l a
sensualidad femenina , causó un gran revuelo , su libro Sobre la grama ganó en 1972
uno de los premios más pretigiosos en su país en esos años , el Premio Mariano Fiallos
Gil de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua .
En los últimos años alterna su tiempo entre EEUU y Nicaragua . De su producción literaria
más reciente , se debe reseñar una publicación breve q se edita en el año 2003 :
Mi íntima multitud , con este libro gana el V Premio Internacional de Poesía " Generación
del 27 " ( 2003 ) y en el año 2008 , publica su última novela El infinito en la palma de la mano ,
que recibe dos prestigiosos premios .
De este modo hemos querido presentar a Gioconda Belli , hija , esposa , madre de cuatro hijos
y MUJER sobre todas las cosas porque así " la hizo Dios " y en su compañía trataremos de
descubrir nuestro " Waslala " , ese paraíso utópico a través de sus versos más posibles .


Amanda, Merche y Salma, 2010.

YO SOY TU INDÓMITA GACELA

Yo soy tu indómita gacela,
el trueno que rompe la luz sobre tu pecho
Yo soy el viento desatado en la montaña
y el fulgor concentrado del fuego del ocote.
Yo caliento tus noches,
encendiendo volcanes en mis manos,
mojándote los ojos con el humo de mis cráteres.
Yo he llegado hasta vos vestida de lluvia y de recuerdo,
riendo la risa inmutable de los años.
Yo soy el inexplorado camino,
la claridad que rompe la tiniebla.
Yo pongo estrellas entre tu piel y la mía
y te recorro entero,
sendero tras sendero,
descalzando mi amor,
desnudando mi miedo.
Yo soy un nombre que canta y te enamora
desde el otro lado de la luna,
soy la prolongación de tu sonrisa y tu cuerpo.
Yo soy algo que crece,
algo que ríe y llora.
Yo,
la que te quiere

ESTA NOSTALGIA

Este sueño que vivo,
esta nostalgia con nombre y apellido,
este huracán encerrado tambaleando mis huesos,
lamentando su paso por mi sangre...
No puedo abandonar el tiempo y sus rincones,
el valle de mis días
está lleno de sombras innombrables,
voy a la soledad como alma en pena,
desacatada de todas las razones,
heroína de batallas perdidas,
de cántaros sin agua.
Me hundo en el cuerpo,
me desangro en las venas,
me bato contra el viento,
contra la piel que untada está a la mía.
Qué haré con mi castillo de fantasmas,
las estrellas fugaces que me cercan
mientras el sol deslumbra
y no puedo mirar más que su disco
-redondo y amarillo-
la estela de su oro lamiéndome las manos,
surcándome las noches,
desviviéndome,
haciéndome desastres...
Me entregaré a los huracanes
para pasar de lejos por esa luz ardiendo.
Estoy muriéndome de frío.


EVOCACIÓN LLUVIOSA

Me pregunto cómo puedo reírme entre tanta tristeza, entre tanta flor mojada y asfalto brillante y lavadito de lluvia. Me pregunto cómo puedo sentir esta sensación de triunfo cuando la derrota de no tenerte es un hecho y tus manos están lejos de mis manos y las gotas que voy lavando, chupando de tu cara con mis besos no son más que imaginación, que este deseo de rescatar del territorio del recuerdo las cosas que sentía cuando vos eras de carne y hueso y no esa figura lejana acariciada por mis pensamientos.

Sin embargo, esta noche brillante, te siento lleno de mí en la lejanía, lleno de mi sudor, mi saliva, del olor de mi piel. Te siento cantando y siento tu amor sobre las nubes que me mojan, envolviéndome con su calorcito, su música y siento tu mirada luminosa transparente, atravesando mis ojos con su color de hierba, de mar de cosas lindas y sos mi amor, mi sábana, mi cama, mi almohada, mi cuaderno, mi pluma, sos tan real como estas ganas de reírme que tengo por sentirte tan cerca, por tenerte, por no tenerte, por haberte tenido, por hoy, por mañana por todos los días.



HUELGA

Quiero una huelga donde vayamos todos.
Una huelga de brazos, piernas, de cabellos,
una huelga naciendo en cada cuerpo.

Quiero una huelga
de obreros de palomas
de choferes de flores
de técnicos de niños
de médicos de mujeres.

Quiero una huelga grande,
que hasta el amor alcance.
Una huelga donde todo se detenga,
el reloj las fábricas
el plantel los colegios
el bus los hospitales
la carretera los puertos.

Una huelga de ojos, de manos y de besos.
Una huelga donde respirar no sea permitido,
una huelga donde nazca el silencio
para oír los pasos del tirano que se marcha

SOÑANDO CON LA LÁMPARA DE ALADINO

Siento que me voy a morir
de pensarte y quererte,
genio maravilloso:
¿donde estará mi lampara de aceite,
donde el poder para frotarla y hacerte surgir
en medio de mi
armado de truenos y arcoiris?
¿donde la mágica evocación,
el ciclón que borre mis palabras malditas,
el tiempo interpuso entre nuestras sombras?
Froto mi corazón
para traerte entero hacia mí,
así tal como sos,
como te amo,
con todas tus queridas palabras
tus rabias, tus silencios inquietantes,
la dulzura que descubrí
como inagotable panal de miel
para empalagarme y llorar de alegría
contra tu sombra dormida
en la almohada de la noche.

Amor redondo y definitivo como la curva del mundo,
no abandones mi playa de veleros y naufragios,
ni las caracolas sonoras gritando esta pasión,
esta ternura como lengua larga sobre la arena,
brinca el erizo que quiso estorbar
la construcción de nuestra casa de algas marinas;
vos, amor, que has conocido de pantanos
y selvas y muertes,
no devolvás tus pasos

COMO TINAJA

En los días buenos,
de lluvia,
los días en que nos quisimos
totalmente,
en que nos fuimos abriendo
el uno al otro
como cuevas secretas;
en esos días, amor
mi cuerpo como tinaja
recogió toda el agua tierna
que derramaste sobre mí
y ahora,
en estos días secos
en que tu ausencia duele
y agrieta la piel,
el agua sale de mis ojos
llena de tu recuerdo
a refrescar la aridez de mi cuerpo
tan vacío y tan lleno de vos.


ESCRIBIRTE

Escribir, escribirte, dibujarte. Llenarte el pelo de todas las
Palabras detenidas, colgadas en el aire, en el tiempo,
en aquella rama llena de flores amarillas del cortés cuya
belleza me pone los pelos de punta cuando vengo bajando
sola, por la carretera, pensando. Definir el misterio, el momento preciso del descubrimiento, el amor, esta
sensación de aire comprimido dentro del cuerpo curvo, la
explosiva felicidad que me saca las lágrima y me colorea
los ojos, la piel, los dientes, mientras voy volviéndome
flor, enredadera, castillo, poema, entre tus manos que me
acarician y me van deshojando, sacándome las palabras,
volteándome de adentro para afuera, chorreando mi pasado,
mi infancia de recuerdos felices, de sueños,
de mar reventando contra los años, cada vez más hermoso
y más grande, más grande y más hermoso.

Cómo puedo agarrar la ilusión, empuñarla en la mano y
Soltártela en la cara como una paloma feliz que saliera a
Descubrir la tierra después del diluvio;
descubrirte hasta en los reflejos más ignorados,
irte absorbiendo lentamente, como un secante, perdiéndome,
perdiéndonos los dos, en la mañana en la que hicimos el amor
con todo el sueño, el olor, el sudor de la noche
salada en nuestros cuerpos, untándonos el amor,
chorreándolo en el piso en grandes olas inmensas,
buceando en el amor, duchándonos con el amor
que nos sobra.


ESPEJISMOS DE LA VELOCIDAD

Crucé el atlántico ayer.
once horas de mi vida
entregadas al aire
al apretujamiento del avión
atestado de trshumantes modernos
cada uno enclaustrado en si mismo.

Espacio promiscuo el de la cabina.
Brazos y piernas que se rozan
accidentalmente. Maletas de a bordo
que revelan objetos íntimos.
Comer, dormir uno al lado del otro,
calores, olores, aliento de vecindario efímero
tribu qeu cruza el mar adormilada
lista para descender aprisa
y olvidar la pasajera intimidad.

En las inevitables disgresiones
del vuelo trasatlántico
cuando la luz tenue y las turbinas
silencian a los viajantes
pienso en barcos y diligencias,
trenes incansables.
Pienso en los días y semanas que tomaba
ir de un pais a otro.
En la geografía revelada
la comprobación material de la distancia:
días y noches de aguas irascibles, de de caballos exhaustos,
de cocheros roncos y malhumorados.
Los paisajes desfilandopor las ventanas,
la acumulación de atardeceres.

Tiempo para que el cuerpo reconociera al tiempo
y no esta celeridad
que me ha permitido desayunar en Madrid
y cenar en Los Ángeles.

¿Dónde estuve si es que estuve?
¿Que reales fronteras atravesé?
Me pregunto si es verdadera la ausencia,
si partir o llegar es un engaño.
O si es que el viejo Calderón acertó
y la vida es nada más este soñar,
este creer que uno llega volando
a donde va.

PROYECTO DE CANCIÓN

Yo mujer de la luna
te convoco a besarme
te convoco a los cráteres
de mi geografía
ven
desnuda tus temores
apacienta rebaños
en mis colinas.
Yo mujer de la tierra
te convoco a un amor de signo nuevo
un amor vegetal de mil semillas
alto sólido tronco de los arboles
ven
despertemos del barro
te invito al aire de mis nuevas alas
invádeme de frutos
Yo mujer vientre de sol
te convoco a la luz
a juntarte conmigo al mediodía
ninguna sombra entre nosotros medie
ven
álzate conmigo en este viaje hasta el zenit
ven y mírame
desde la misma altura.
Juntos apaciguaremos la muerte
juntos enterneceremos las piedras
juntos abriremos el mar
nos tomaremos la tierra prometida
incendiaremos el rostro de los siglos.


QUIERO ESCRIBIR UN NIÑO

Quiero escribir un niño
con grandes ojos como semillas,
pelo color maíz,
dulce sonrisa de níspero.

Quiero escribir un niño,
hacerlo con palabras
en el idioma de su placenta hecha de mar,
de viento,
de sacuanjoches olorosos.

Quiero escribir un verde niño poeta,
un moreno cantor que inunde el mundo con sonrisas,
niño mesías del mensaje vital de la naturaleza
que sea Mayo eterno, floreciente
en una tierra nueva
de juguete...

MANUSCRITO

Voy a escribir la historia de mi cuerpo entre tus manos. Me fue
Naciendo como una nueva muda de culebra. Floreció bajo el sol
Y se llenó de begonias, bromelias y cometas ante tus ojos
y mis ojos asombrados. Mi cuerpo, cuando lo cercan tus brazos,
se convierte en caballo, en yegua y sale a galopar por el placer de un beso.
Se llena de hiedra para escalar las paredes de tu corazón y
cubrirlo de susurros nacidos desde la misma entraña de la tierra.
Mi cuerpo con todos sus resquicios impredecibles,
rasga la noche con su cantar de guitarra del monte y
enciende la oscuridad con su brillo de luciérnaga.
Se pierde en vos con el abandono de un niño y
abre sus ventanas de par en par para recibir la honda caricia,
el pensamiento convertido en libélula alada.
Mi cuerpo se vuelve planeta inexplorado donde posa el tuyo
su navío del espacio; tiembla con la energía de un nuevo
continente que se formó después de cataclismos sin nombre y
sin historia.
Mi cuerpo desde siempre parece haberte querido,
haberte estado esperando.
Se ha revelado desnudándose como una cueva que necesitara de
Tu palabra para abrir su secreto ante la magia de tu sonrisa,
De tu cercanía, ante vos que te sabías la combinación oculta
Desde antes de tener memoria.


NOS CASAREMOS EN INVIERNO

Nos casaremos ahora que llueve a carcajadas.
Vos y yo y la tierra celebraremos juntos
el verdor de los cuerpos,
el sexo de las flores,
el polen de la risa
y todas las estrellas
que vienen confundidas
en la gota de lluvia.
Pondremos inviernos en el amor
para verlo crecer
al ritmo de las plantas.
Uniremos las nubes
para formar el trueno,
uniremos la tierra con el agua.
Nos casaremos con el cielo cerrado,
cuando suenen los techos
como ametralladoras
y el canto de las ranas
suba desde el jardín
junto con un cortejo de hormigas voladoras.
Nos casaremos sin sombrillas, amor,
con la cabeza descubierta,
en un patio mojado,
oloroso de tierra,
sin otra sed más que la del uno por el otro,
con la ropa empapada,
juntando nuestros quehaceres
para que se venga el temporal
que lo va a lavar todo,
como la lluvia, amor, de cuando nos casemos.

MUJER DE HUMO

Soy una mujer de humo.

A media noche
Mi cuerpo es una espiral gris
Que se deshace en el aire

En mi estómago se almacenan las emociones
Con que el día me ha alimentado
La sensación de que en algún momento me perdí

Y ahora paso el tiempo
Intentando juntar trozos de mí
Muestro al mundo una identidad
Que cada día debo inventar
Piso las horas y las cortinas del sol
Con pasos firmes

Pero soy un amasijo de confusines
¿Quién es esa extraña que habito
en habitaciones cómodas y sosegadas?
¿De qué miedos me evado pretendiendo que vivo

Luciendo apenas la vida sobre los hombros
Como una cobija para ocultarme de la muerte?
¡Sírvame vino!
Aparten de mi esas certezas mortíferas
Que me cercan como carceleros fantasmas

CONJUROS DE LA MEMORIA

No sé si un sol desmedido y burlón
me atravesará de punta a punta
cuando salten de mi pecho todos los gritos guardados
cuando se rompan las oscuridades
de mi perfecta catedral secreta
con el sostenido sonido del órgano medieval
ululando su voz de parto,
su alarido de queja y de tristeza.

Estoy como nací-desnuda-
mojada de lágrimas con el pelo chorreándome nostalgia
y un cansancio vetusto acomodado en mis huesos
y mientras me dejo ir en el humo,
viene su mano y me sostiene
y me levanta y me hace tronar de júbilo,
me zarandea las ganas de vivir,
me dice verde con ojos de monte
azul con el pelo espumoso de mar
estrella con las uñas brillantes
viento y sopla mi angustia y la desperdiga
y me hace nadar en el aire, retozar en los arroyos,
romper los relojes del tiempo,
borrar la huella de mis pequeños pecados
vueltos trascendentes por los oscuros designios
de su otro yo iracundo hermano de este duende iluminado
que me persigue en el sueño
en el que corro huyendo, siguiéndole yo a mi vez
juego de gato y ratón hasta que viene la lluvia
y la risa y volvemos a ser amantes helechos hojas atrapadas
en las correntadas de mayo y todo vuelve a empezar
cuando cruzamos lavados y nuevos
el umbral del paraíso.


Y DIOS ME HIZO MUJER

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos, nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo

GOZOS CIBERNÉTICOS

Aquí estoy: venada sobre el pasto azul.
Los horizontes son planos luminosos
por los que cursan ríos secretos
arroyuelos por donde corren inquietas descargas eléctricas
-cifras digitales preñadas de cotidianos pensamientos.
Podemos hablar. Zambullirnos en formas geométricas.
Traspasar a conductores minúsculos el gesto de la risa,
acariciar las ideas en su incesante movimiento.
En el misterio interior de la máquina
imagino una ciudad donde soy oráculo y diosa,
principio y fin. Donde la electricidad fluye con mi deseo de vivir
y el ordenador es el puerto hacia el espacio
donde mi cuerpo es el palpitar del cursor
que se agita imitando la frecuencia de mi aliento.
Nunca antes
sobre el pasto azul
han podido ser los venados tan juguetones,
dúctiles, ubicuos.
Y nunca fue tan cierta la misteriosa frase de la creación:
En el principio era el Verbo.
Mi palabra te lleva y te trae. En el misterio del uno y del cero,
danzo para vos
este canto de gozo cibernético
.

AMOR DE FRUTAS

Déjame que esparza
manzanas en tu sexo
néctares de mango
carne de fresas;
Tu cuerpo son todas las frutas.
Te abrazo y corren las mandarinas;
te beso y todas las uvas sueltan
el vino oculto de su corazón
sobre mi boca.
Mi lengua siente en tus brazos
el zumo dulce de las naranjas
y en tus piernas el promegranate
esconde sus semillas incitantes.
Déjame que coseche los frutos de agua
que sudan en tus poros:
Mi hombre de limones y duraznos,
dame a beber fuentes de melocotones y bananos
racimos de cerezas.
Tu cuerpo es el paraíso perdido
del que nunca jamás ningún Dios
podrá expulsarme.

AMO A LOS HOMBRES Y LES CANTO

Amo a los hombres
y les canto.

Amo a los jóvenes
desafiantes jinetes del aire,
pobladores de pasillos en las Universidades,
rebeldes, inconformes, planeadores de mundos diferentes.
Amo a los obreros,
esos sudorosos gigantes morenos
que salen de madrugada a construir ciudades.
Amo a los carpinteros
que reconocen a la madera como a su mujer
y saben hacerla a su modo.
Amo a los campesinos
que no tienen más tractor que su brazo
que rompen el vientre de la tierra y la poseen.
Amo, compasiva y tristemente, a los complicados
hombres de negocios
que han convertido su hombría en una sanguinaria
máquina de sumar
y han dejado los pensamientos más profundos, los
sentimientos más nobles
por cálculos y métodos de explotación.

Amo a los poetas -bellos ángeles lanzallamas-
que inventan nuevos mundos desde la palabra
y que dan a la risa y al vino su justa y proverbial importancia.
que conocen la trascendencia de una conversación
tranquila bajo los árboles,
a esos poetas vitales que sufren las lágrimas y van
y dejan todo y mueren
para que nazcan hombres con la frente alta.
Amo a los pintores -hombres colores-
que guardan su hermosura para nuestros ojos
y a los que pintan el horror y el hambre
para que no se nos olvide.
Amo a los solitarios pensadores
los que existen más allá del amor y de la comprensión sencilla
los que se hunden en titánicas averiguaciones
y se atormentan día y noche ante lo absurdo de las respuestas.

A todos amo con un amor de mujer, de madre, de hermana,
con un amor que es más grande que yo toda,
que me supera y me envuelve como un océano
donde todo el misterio se resuelve en espuma...

Amo a las mujeres desde su piel que es la mía.
A la que se rebela y forcejea con la pluma y la voz desenvainadas,
a la que se levanta de noche a ver a su hijo que llora,
a la que llora por un niño que se ha dormido para siempre,
a la que lucha enardecida en las montañas,
a la que trabaja -mal pagada- en la ciudad,
a la que gorda y contenta canta cuando echa tortillas
en la pancita caliente del comal,
a la que camina con el peso de un ser en su vientre
enorme y fecundo.
A todas las amo y me felicito por ser de su especie.
Me felicito por estar con hombres y mujeres
aquí bajo este cielo, sobre esta tierra tropical y fértil,
ondulante y cubierta de hierba.
Me felicito por ser y por haber nacido,
por mis pulmones que me llevan y me traen el aire,
porque cuando respiro siento que el mundo todo entra en mí
y sale con algo mío,
por estos poemas que escribo y lanzo al viento
para alegría de los pájaros,
por todo lo que soy y rompe el aire a mi paso,
por las flores que se mecen en los caminos
y los pensamientos que, desenfrenados, alborotan en las cabezas,
por los llantos y las rebeliones.
Me felicito porque soy parte de una nueva época
porque he comprendido la importancia que tiene mi existencia,
la importancia que tiene tu existencia, la de todos,
la vitalidad de mi mano unida a otras manos,
de mi canto unido a otros cantos.
Porque he comprendido mi misión de ser creador,
de alfarera de mi tiempo que es el tiempo nuestro,
quiero irme a la calle y a los campos,
a las mansiones y a las chozas
a sacudir a los tibios y haraganes,
a los que reniegan de la vida y de los malos negocios,
a los que dejan de ver el sol para cuadrar balances,
a los incrédulos, a los desamparados, a los que han
perdido la esperanza,
a los que ríen y cantan y hablan con optimismo;
quiero traerlos a todos hacia la madrugada,
traerlos a ver la vida que pasa
con una hermosura dolorosa y desafiante,
la vida que nos espera detrás de cada atardecer
-último testimonio de un día que se va para siempre,
que sale del tiempo y que nunca volverá a repetirse-.
Quiero atraer a todos hacia el abrazo de una alegría que comienza,
de un Universo que espera que rompamos sus puertas
con la energía de nuestra marcha incontenible.
Quiero llevaros a recorrer los caminos
por donde avanza -inexorable- la Historia.
Porque los amo quiero llevarlos de frente a la nueva mañana,
mañana lavada de pesar que habremos construido todos.

Vámonos y que nadie se quede a la zaga,
que nadie perezoso, amedrentado, tibio, habite la faz de la tierra
para que este amor tenga la fuerza de los terremotos,
de los maremotos,
de los ciclones, de los huracanes
y todo lo que nos aprisione vuele convertido en desecho
mientras hombres y mujeres nuevos
van naciendo erguidos
luminosos
como volcanes...

Vámonos
Vámonos
Vámonoooos!!!

COMO GATA PANZA ARRIBA

Te quiero como gata boca arriba,
panza arriba te quiero,
maullando a través de tu mirada,
de este amor-jaula
violento,
lleno de zarpazos
como una noche de luna
y dos gatos enamorados
discutiendo su amor en los tejados,
amándose a gritos y llantos,
a maldiciones, lagrimas y sonrisas
(de esas que hacen temblar el cuerpo de alegría)

Te quiero como gata panza arriba
y me defiendo de huir,
de dejar esta pelea
de callejones y noches sin hablarnos,
este amor que me marea,
que me llena de polen,
de fertilidad
y me anda en el día por la espalda
haciéndome cosquillas.

No me voy, no quiero irme, dejarte,
te busco agazapada
ronroneando,
te busco saliendo detrás del sofá,
brincando sobre tu cama,
pasándote la cola por los ojos,
te busco desperezándome en la alfombra,
poniéndome los anteojos para leer
libros de educación del hogar
y no andar chiflada y saber manejar la casa,
poner la comida,
asear los cuartos,
amarte sin polvo y sin desorden,
amarte organizadamente,
poniéndole orden a este alboroto
de revolución y trabajo y amor
a tiempo y destiempo,
de noche, de madrugada,
en el baño,
riéndonos como gatos mansos,
lamiéndonos la cara como gatos viejos y cansados
a los pies del sofá de leer el periódico.

Te quiero como gata agradecida,
gorda de estar mimada,
te quiero como gata flaca
perseguida y llorona,
te quiero como gata, mi amor,
como gata, Gioconda,
como mujer,
te quiero.

SIN TÍTULO

La mañana se despierta
húmeda y vegetal
todavía sin poder sacudirse la lluvia nocturna
que sigue lamiendo sus bordes.
Me levanto aturdida
sintiendo aún el calor reciente de tu cuerpo
y el abrazo que cercó mi sueño.
Estoy impregnada de tu respiración
del conocimiento epidérmico y espeso del amor.
Mi piel está grabada con tus señales
y no hay viento ni agua que pueda lavarlas
sin dejar mi nombre borroso, desteñido y sin sonrisa.
Te has plantado como roca en mi playa de estrellas de mar y caracolas,
dándole un nuevo sonido a las olas
que revientan contentas su canción salada
en el ámbito de mi cuerpo.